sábado, 22 de agosto de 2009

CUANDO LA DEMAGOGIA IMPREGNA LA POLÍTICA

Esta semana hemos oído al secretario general del PSOE de Marbella José Bernal, cargar contra la alcaldesa de Marbella por irse ésta de vacaciones en Agosto, cuando según él más falta hace que esté en la ciudad. Resulta paradójico que un socialista ponga en duda el hecho de que un trabajador disfrute de sus merecidas vacaciones tal y como recoge el propio estatuto de los trabajadores. Pero él lo ha hecho. También resulta paradójico que según a qué partido pertenezca uno tenga ese derecho o no, ya que el secretario del PSOE marbellí nada ha dicho sobre que el presidente del gobierno –con la que está cayendo- se vaya de vacaciones a La Mareta, vacaciones y residencia que pagamos todos los españoles incluidos aquellos que están en desempleo. Es verdad, a muchos nos gustaría también ir a La Mareta de vacaciones, yo personalmente lo preferiría a los fiordos noruegos, aunque la alcaldesa, con su dinero, puede irse donde le plazca. También el alcalde socialista de Estepona, David Valadez, ha hecho lo mismo que la alcaldesa de Marbella, irse de vacaciones, aunque éste no ha recibido la crítica de su compañero de partido, José Bernal.

Y es que el Sr. Bernal parece desconocer o no querer saberlo, que es en verano cuando los políticos aprovechan para coger sus vacaciones, no solo la alcaldesa de Marbella, sino todos. Puede ser debatible el hecho de que sea la fecha más propicia o no, pero no sólo para la alcaldesa de Marbella, sino para los políticos en general. Porque no solo Marbella vive del turismo, sino la casi totalidad del territorio nacional.

Este hecho, en sí, no tendría más importancia que la de ver a un político intentando verter tierra sobre su “enemigo” político. Desgraciadamente estamos ya muy acostumbrados a ver a nuestros políticos más preocupados de echar mierda al de al lado, a ver si así puede arrebatarle el poder, que de hacer el trabajo que le ha sido encomendado para esta legislatura, el cual no es otro en el ejemplo del Sr. Bernal que el de la oposición. La política se ha impregnado de demagogia, en lugar de estar preocupados por plantar sobre la mesa iniciativas y posibles soluciones a los problemas que ellos mismos detectan, pero que solo usan para desgastar al gobierno, nada más.

Y es que el verdadero problema que tienen los ayuntamientos, no solo el de Marbella sino los limítrofes con nosotros como puede ser la vecina Estepona, es la cantidad de dinero que se necesita para pagar unas nóminas de empleados que son insostenibles. A ningún empresario se le ocurriría contratar a siete camareros para atender ocho mesas en su restaurante. Bueno, pues eso es lo que ocurre en los ayuntamientos, que la cantidad de trabajadores contratados es abrumadora, habiendo comprado un puesto de trabajo por un voto, eso si, con el dinero de los contribuyentes, y que ahora no puede sostenerse. Se recauda mucho dinero pero no es suficiente. Sin embargo, cuando desde el ayuntamiento se intenta ahorrar costes intentando retirar un seguro médico que no es necesario porque ya disponen todos de la sanidad pública –sistema tan defendido por los socialistas y al que todos los trabajadores pertenecemos- hacen que esto no se produzca amparándose en los derechos de los trabajadores, cuando éstos como ya he dicho están cubiertos sanitariamente por la seguridad social, y que habría ahorrado algún dinero a las arcas del ayuntamiento, es decir al bolsillo de todos los marbelleros.

Verdaderamente el problema en las declaraciones de José Bernal, no es el hecho de que critique a la alcaldesa por estar de vacaciones, sino el haber hecho públicas unas opiniones que han recogido diarios a nivel nacional que nos pueden perjudicar mucho. No a los políticos del PP, sino a la ciudad, a los empresarios y por ende a todos los trabajadores del municipio. Copio sus declaraciones textualmente; Lo peor no es el pobre nivel que están ofreciendo los ediles que se han quedado al frente del Consistorio, sino que la ciudad "está sucia", hay caos circulatorio en calles y carreteras, no hay quien aparque en los accesos a las playas, y crece la inseguridad.

Como bien ha dejado claro el Sr. Bernal al final de su declaración en la nota de prensa que ha difundido el PSOE local sobre este asunto, Marbella como cualquier sitio turístico vive de su imagen. Es cierto que la limpieza en Marbella es infinitamente mejorable, pero también lo es que estamos en una época en la cual siempre hemos visto como bajaba la calidad en la misma por como bien dice Bernal la llegada masiva de visitantes. Pasa en este año, y lleva pasando desde que teníamos gobiernos socialistas en la ciudad –que de eso hace mucho- hasta hoy.

El Sr. Bernal ha errado en su intento de echar tierra encima del actual gobierno municipal, ya que ha acabado vertiéndola sobre los marbelleros. ¿Se le ocurre a alguien que un empresario dijese en las fechas que estamos que su local no estaba todo lo limpio que él quisiera, que la calidad de los alimentos no se garantizaba o que no respondía sobre la seguridad del local? Claro que no, bueno pues eso es lo que ha hecho Bernal en su intento de desprestigiar a la actual alcaldesa, que el resultado final es que nos ha desprestigiado a todos y encima a nivel nacional.

Vuelvo a copiar textualmente la declaración a la que me refiero y que puede hacernos tanto daño; la ciudad "está sucia", hay caos circulatorio en calles y carreteras, no hay quien aparque en los accesos a las playas, y crece la inseguridad.

No sé si el Sr. Bernal conoce que la última semana de Agosto se presenta bastante baja en cuanto a ocupación hotelera, no sé si sabe que este empujoncito que nos acaba de dar mintiendo y exagerando sobre una normal situación de intenso tráfico y de afluencia masiva a nuestras playas -cosa normal en esta época- haciendo de ello un desastre y anunciando una ciudad caótica para quién tenga pensado visitarnos en los próximos días. Porque no quiero ni pensar que el Sr. Bernal no esté contento con tal afluencia de visitantes. El ansia por el poder no puede o debe llegar a tanto. Pero como vemos, pueden llegar en ocasiones a cegar.

Y es que me habría gustado ver en la familia socialista otra sensibilidad con Marbella, lo de la alcaldesa me da igual, que se defienda ella. Pero me habría gustado ver la misma sensibilidad con Marbella como la que mostraron este año tras perder las elecciones europeas, donde todos tuvieron buenas palabras para su partido, sus ideas y su mensaje político. Todos oímos declaraciones como que en España el resultado no había sido tan malo como en otros países europeos -aunque éste también fue desastroso-, o que no se había sabido transmitir el mensaje para que fuese captado por la ciudadanía. Yo no oí a ningún dirigente o militante socialista decir que el resultado había sido el fracaso de una forma de hacer política, o que las ideas que el PSOE proclamaba ya están pasadas y pertenecen a otra época ni nada por ese estilo. Como digo la sensibilidad fue exquisita en buscar los porqués del resultado electoral, sin embargo no han tenido esa misma sensibilidad con Marbella. Donde para desprestigiar a un equipo de gobierno, se ha transmitido en nota de prensa y a toda España el mensaje catastrofista y caótico sobre lo que sucede por estas fechas en nuestra ciudad, cuando lo que realmente pasa simplemente es que como cada año, la ciudad se llena de visitantes.

Gracias Sr. Bernal por echar tierra sobre nuestro tejado. Después con echarle la culpa a los de siempre y escurrir responsabilidades, quedará absuelto.

2 comentarios:

Marbisis dijo...

Excelente artículo que también se podría titular: la “puntería desviada “ del Sr. Bernal, porque al final la “buena puntería” del Sr. Bernal contra las vacaciones de la Alcaldesa ha sido desviada hacia los ciudadan@s de Marbella.

Josemarbella dijo...

Cierto Marbisis. El título que has propuesto es más acertado que el que yo pensé. Aunque realmente no se trata solo de este caso aislado. Cada vez que oigo al psoe local es para hacer demagogia sobre el gobierno. Sinceramente me da pena porque yo creo en la alternancia en política como un ingrediente inexcusable en la democracia. El PP está teniendo sus aciertos y sus errores, pero viendo a la oposición me da por pensar que tenemos gobierno del PP para rato, y sinceramente, no me gusta.
Un saludo...