sábado, 16 de agosto de 2008

LIMPIEZA

No hay trabajo más ingrato y desagradable que el de la limpieza. Estoy viendo últimamente en el foro de opinión FOROMARBELLA muchas opiniones sobre la limpieza en nuestra ciudad sobre todo ahora en época veraniega y los comentarios son cada vez más grotescos. Viendo algunos comentarios de los foreros yo he llegado a pensar si tendré algún don especial al ser, según parece, el único marbellí que camina por Marbella sin quedarse pegado al suelo por la mugre.

A veces extrapolo los problemas de la ciudad a los que puede tener un hotel, sector al que me dedico y conozco. Porque pienso que una ciudad no es más que un gran hotel, llena de viviendas y servicios, y un hotel no es más que una pequeña ciudad. Lo mismo ocurre con los operarios de limpieza de un ayuntamiento y con el departamento de Limpieza y Pisos de cualquier hotel. Es un trabajo poco grato (se trata de limpiar la mierda de los demás), se exige el máximo rendimiento a los trabajadores, y el reconocimiento a la labor efectuada aunque sean de palabra, brillan por su ausencia. Podremos ver en cualquier hotel, como las Camareras de Pisos llevan un parte de habitaciones a realizar, que cualquiera de nosotros se preguntaría si de verdad puede darles tiempo a hacerlo todo y sin tener el más mínimo fallo. La limpieza suele ser menospreciada, sin embargo, y esto es algo que discuto mucho con algunos compañeros, es la parte más importante de un hotel, ya que por muy buenos servicios que se le ofrezca al cliente, por muy buena cocina que tenga el hotel, si no se tiene una limpieza perfecta, de nada servirá los servicios y las campañas de marketing que promueva la empresa. A veces comparo la labor de una Camarera de Pisos con la de un Cirujano, algunos me llaman exagerado, pero es así, una Camarera de Pisos ha de dejar en perfecto estado la habitación y el cuarto de baño, todo debe estar impecable ante la entrada del nuevo cliente, lavabo y bañera seca y reluciente, un pelo por pequeño que sea en cualquiera de estos dos sitios empañaría toda la limpieza de la habitación, los amenities han de estar bien colocados, los cajones bien repasados para no encontrar polvo o algún objeto olvidado por el anterior inquilino, etc… Como vemos es un trabajo tan minucioso como el de un cirujano, profesional que tampoco puede permitirse ningún fallo u obviar ningún detalle en su labor.

Pero la cuestión es que éste es un trabajo poco recompensado y muy exigente. Lo veo en los comentarios en el foromarbella sobre la limpieza en nuestra ciudad. Algunos incluso invocan a tiempos pasados cuando teníamos la escoba de oro, yo también recuerdo tiempos pre-gilistas cuando desde el Ayuntamiento se invocaba a la ciudadanía a ser limpia con aquella campaña del “Marbella más limpia, más bella” Cuida tu ciudad. Algunos foreros culpan al ayuntamiento, otros a los propios ciudadanos por ensuciar, pero al fín y al cabo, todos echan balones fuera.

Yo recuerdo que siempre en estas fechas estivales, con o sin escoba de oro, los contenedores siempre están a rebosar, al contrario de lo que piensan algunos, muy buena señal, indica que hay mucha gente echando basura a los contenedores, (por lo tanto habitando en verano en nuestra ciudad) cosa que se reduce en el invierno cuando el número de habitantes se reduce. También recuerdo que siempre se ponen el suelo de algunas calles negras, debido a la grasa que desprenden los árboles y el clima reinante en esta estación, sin olvidarnos del número de habitantes que se triplica o cuadruplica. Como pasa en un hotel, no hay que limpiar sobre limpio, “repasar”, sino que hay que limpiar en profundidad.

El servicio de limpieza de nuestro ayuntamiento, poco a poco, va mejorando. No hace mucho tiempo oíamos decir a los barrenderos que no tenían ni bolsas de basura para poner en las papeleras, eso se va subsanando, también se han comprado maquinarias nuevas que facilitan el servicio. Un año y algo es poco tiempo para juzgar la gestión de una tarea tan importante en una ciudad, que como ocurre en un hotel, es la limpieza. Es cierto que hay que mejorar el servicio, intentar de alguna manera que en verano ante el aumento de habitantes la limpieza esté al mismo nivel que durante el invierno, eso como mínimo, y es obvio que aún hay cosas por mejorar. Todo es mejorable, y en la limpieza de Marbella hay mucho por hacer.

Pero los ciudadanos debemos ser pacientes que no complacientes, y dejar al actual equipo de gobierno que tiene ante sí una ardua labor que dura una legislatura, cuatro años, realizarla. Yo pienso que el ayuntamiento al igual que la ciudad, poco a poco va mejorando tal como ocurre con el servicio de limpieza, lo que ocurre es que es un proceso lento, o no tan rápido como nos gustaría a la mayoría. Pero no debemos olvidar que el desmán cometido en nuestra ciudad ha sido muy grande y costoso, y no podemos pretender salir de él indemnes o solucionarlo con dos tardes de lecciones sobre Economía.

Terminada la legislatura, será el pueblo el que decidirá si le da el aprobado o por el contrario, suspende la gestión del equipo de gobierno. Hasta entonces, y desde aquí, solo quiero mostrar a todas las Camareras de Pisos de los hoteles y al personal de limpieza del Ayuntamiento de Marbella mi apoyo y mi reconocimiento por tan ingrata y poca reconocida labor, pero que sin la cual, sería imposible vivir en un mundo civilizado.



3 comentarios:

José Cosín dijo...

De acuerdo contigo, pero en política existe la "evaluación contínua".
El 60 % de los ingresos de los Ayuntamiento provenían del Urbanismo. Ahora que se ha hundido, no hay dinero. Existen dos formas de afrontar el problema: Reconocerlo y con altura de miras arrimar todos el hombro, o negarlo y continuar pensando que tu solo podrás resolverlo...

Anónimo dijo...

http://www.laopiniondemalaga.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2008081700_5_199384__Opinion-Liberales

Josemarbella dijo...

Amigo Cosín, lo que dices me suena a cuento infantil. ¿Todos unidos trabajando por y para el pueblo? Noooo, el gobierno lo que tiene que hacer es gobernar, y la oposición controlar. Habrá que buscar otros mercados aparte del urbanismo para subsistir, ahí radica el problema, no sólo en Marbella en toda España vivimos del turismo y construcción, eso estuvo bien en otros tiempos, pero los tiempos cambian y uno ha de adaptarse, no quedarse anclado, pues te vuelves menos competitivo frente a los demás paises. Nos queda crisis para rato, y en Marbella será uno de los sitios donde más se note, ya que nuestro mercado estrella son estos dos que cito.

Sr. Anónimo,
Hay muchos que se hacen llamar liberales, pero de liberales nasty de nasty. Yo pienso que si en época de bonanza las empresas de construcción han ganado mucho dinero, ahora el estado no tiene que ayudarles ante la crisis, pues tendria que ayudarnos a todos. Son ellos los que tendrán que sobrevivir entre otras cosas abaratando precios, cuando el estado interviene suele ser perjudicial para el consumidor. Cuando no, los precios se abaratan. Las pruebas son evidentes.

José Cosín, si, ya sé que no es un producto perecedero, pero terminarán bajando precios, porque si no, no los venderán, aunque no perezca...