sábado, 19 de julio de 2008

LA FELICIDAD II

Nos quejamos de la juventud de hoy, pues todo lo obtienen del Papi o la Mami, pero no debemos culparlos a ellos, culpémonos a nosotros y a esta sociedad donde les han inculcado el precepto de sé feliz, vive bien, cómodamente. Preocúpate de disfrutar de la vida y olvídate del esfuerzo y las obligaciones que ésta conlleva, las cuales van implícitas al progreso individual en la vida y el trabajo de las personas, pero eso no es más que cosas de la derecha rancia y los conservadores, más conocidos ahora como neocons o neoliberales. Aconsejo desde estas líneas a los padres, que entren en cualquier página de contactos de la red y se fijen en los principios y valores de los jóvenes de hoy y en lo que dicen buscar en la que se presupone será su pareja para toda la vida. Encontraremos frases como; me gusta viajar, los coches ó las motos, salir de marcha, vamos, lo que a todo el mundo, sobre sus apetencias hacia la otra persona, ésta se repite, me gusta que me hagan sonreír, pero ¿Qué hay sobre busco o incluso soy una persona responsable y fiel, o cosas así? Nada, eso no vende, es aburrido. Ayyy, Qué antiguo estoy con lo joven que soy, ¿verdad? Pues bien, esto nos sirve para palpar la salud de nuestra juventud, de ver cuáles son sus valores y principios, y nos dice que solo piensan como decían los romanos en Panem et circenses, pan y circo. Esa es la parte buena de la vida, que no debemos prescindir de ella, naturalmente, pero tampoco afanarnos a ella, pues la vida no es solo eso. Pero ahora, no debemos criticar a nuestros jóvenes, pues somos nosotros los que les hemos inculcado o mejor dicho, dejado de dar unos valores y principios para hacerlos personas vacías en todos los sentidos, eso si, dependientes de los padres y del dinero, cuanto más tienes, más feliz eres. Somos los padres los verdaderos culpables, ¿Creéis que estamos haciendo bien con nuestros hijos? ¿Ese “que a mi hijo no le falte de nada” es producente o contraproducente en la personalidad que estamos ayudándole a definir? Contraproducente a todas luces, pues la vida no es un camino de rosas y tiernos olores, en la vida tendrán que enfrentarse con situaciones difíciles, muy a nuestro dolor, pero así es, y lo que deberíamos hacer como buenos padres, es prepararlos para que sepan afrontar las adversidades de la vida y no simplemente protegerlos de ellas, pues no podremos protegerlos siempre, y cuando la vida les golpee con dureza, será demasiado tarde para decirles que ésta no es un camino de pasión, champagne, fresas y nata montada.

Como dijo la dama de hierro, Margaret Thatcher, cualquier mujer que entienda los problemas de llevar una casa está muy cerca de entender los de llevar un país. Y no le faltaba razón. Pero son hoy las mujeres las que están actuando fuera de su naturaleza, en un intento de ser iguales a los hombres, solo hacen copiar nuestro comportamiento y sobre todo nuestros errores, por eso beben más que nosotros, fuman más que nosotros e intentan ligar como mínimo como lo hacemos nosotros, en un confuso entendimiento sobre la igualdad inculcado por ciertos partidos políticos y algunos medios de comunicación. El hombre por el contrario está descolocado, se siente en un terreno extraño, pues nuestra naturaleza está diseñada para conquistar al género femenino, no para ser nosotros los conquistados. Sin embargo ahora somos nosotros los que decidimos con quien nos vamos a la cama, no como sucedía antes y que es lo natural, que eran las féminas las que decidían con quién, dónde y sobre todo cuando, ¡¡ayyyy!! Recuerdo que ese cuando se hacía inalcanzable, pero eso nos gustaba pues sabíamos que nos encontrábamos ante una mujer de bien y que merecía la pena algo más que simplemente pasar un buen rato con ella, quizá una vida. Hoy ha cambiado todo, la mujer se entrega al hombre en la primera noche con la idea de que es ella la que está conquistando, amparándose en una falsa igualdad, sin esperar ninguna contraprestación por parte del hombre, solo sexo y punto, sintiéndose normalmente después defraudada, pues el hombre no la tratará con la sutileza que ella esperaba. La realidad es que la mujer necesita al hombre para ser feliz, y el hombre a la mujer, ambos son el complemento del otro, no solo la compañía y por nuestra propia naturaleza como ocurre en el reino animal, es el hombre el conquistador, y la mujer “la que se deja” conquistar, cuándo, dónde y sobre todo con quién, han de decidirlo ellas, si, ya sé, flaco favor estoy haciendo al género al que pertenezco, pero la realidad es ésta. Hoy hemos cambiado eso, y gracias a eso, hoy hay muchas personas infelices, tanto de uno como de otro género.

Para terminar e intentar definir la felicidad que hoy intentamos alcanzar y que por su propia naturaleza es inalcanzable, quiero referirme a ese maestro y filósofo español, Gabriel Albiac, el cual nos dice que; Cuando la ficción prima, el deseo acaba necesariamente por suplantar a la realidad, y esa es la línea más recta a la catástrofe. Hoy todos vivimos en una ficción suplantando la realidad, por lo tanto nos llevará a una catástrofe personal, es decir, a la infelicidad.

Son muchas las personas que ven imposible alcanzar la felicidad, y no por su presente, tampoco por el futuro que les pueda esperar, sino por el lastre que arrastran de su pasado. Yo siempre digo que cuanto más mires hacia atrás, más difícil te resultará mirar hacia delante, es decir, nuestra historia hay que recordarla pues es la raíz de nuestras enseñanzas y nuestras experiencias en la vida, y la guía perfecta para no caer en errores que ya cometimos en el pasado, pero no se puede vivir anclado en él y menos aún en nuestras desgracias. El futuro hay que verlo como lo que vendrá, y como no sabemos exactamente lo que será, pues no hay que fijarse en él al menos a largo plazo, solo ser cautelosos y un poco previsores. Pero lo verdaderamente importante, es el presente, pues en él es donde verdaderamente vivimos y el cual debemos manejar para ser felices. El pasado queda atrás, el futuro está por venir, así que es en el presente donde debemos residir, y ahí procurar sentirnos felices, día a día. Por otra parte, es en el presente también donde muchas personas por su actitud o aptitud siempre negativa ante la vida diaria hacen imposible alcanzar tal meta, ante eso, difícil solución.

De nosotros depende que acabemos viendo la realidad y no una ficción de nuestras vidas como la de que nos hablaba Albiac, para en algún momento, poder tener la oportunidad si la vida no nos ofrece muchas adversidades, de poder ser felices, al menos en algún momento de ella.

Como me recordaba recientemente mi buen amigo Marín, yo dije hace unos cuatro años, que la crisis económica que se nos avecinaba, sería mala para nuestros bolsillos, pero sin embargo buena para enderezar nuestras cabezas. Es triste, pero espero que dentro de lo malo así sea, y que de alguna forma, nos ayude a alcanzar la auténtica felicidad, no la utópica, que esa como les pasa a los borrachos con su casa, nunca es encontrada.

Me gustaría terminar de hablar de la felicidad recordando una frase de Winston Churchill, la cual dice así; La felicidad humana generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces, sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días.

Personalmente pienso que para alcanzar la felicidad, no hay que encontrar grandes quimeras en lugares lejanos, tan sólo se necesita ser muy realista, un tanto racional y algo humilde. Al menos a mí, me funciona. Pues yo puedo decir con mis necesidades básicas cubiertas, que hoy, soy feliz.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

POR LA BOCA MUERE EL PEZ.
Si es que al final usted mismo se delata. De una tacada, en una sola frase, se ha delatado como misógino, antidemócrata y contrario a la libertad de prensa. Así que debe disculparse públicamente, vergüenza debía de darle de escribir estas cosas. Cuanto más profundiza en su pensamiento más sale su lado oscuro, que no es ni más ni menos que el de los franquistas de toda la vida.
Debe ser muy traumático vivir en democracia y ver como la sociedad avanza, pero pese a los conservadores legionarios de Cristo y opusinos, España es un país moderno y avanzado. Menos mal que sois una minoría y así seguiréis muchos años. Lo que ocurre es que gracias a la libertad que disfrutamos en la actualidad existe la libertad de expresión y podéis hablar lo que queráis, algo que no podemos hacer cuando gobiernan los de tu ideología.
"Pero son hoy las mujeres las que están actuando fuera de su naturaleza, en un intento de ser iguales a los hombres, solo hacen copiar nuestro comportamiento y sobre todo nuestros errores, por eso beben más que nosotros, fuman más que nosotros e intentan ligar como mínimo como lo hacemos nosotros, en un confuso entendimiento sobre la igualdad inculcado por ciertos partidos políticos y algunos medios de comunicación".
¿Cómo puedes decir tamaña barbaridad? Pienso que debías disculparte en este mismo foro y en todos los que escribes porque majo te has lucido.
Si es que aunque intentes aparecer como un coleguilla eres un extremista del copón.

Anónimo dijo...

¿Oye lo de la culpabilidad de la igualdad de las mujeres de los partidos políticos y de algunos medios de comunicación forma parte de la teoría de la conspiración? ja,ja, ja
Ridículo, mala reflexión, mala exposición, ¿cómo se atreve a escribir en público?

EspañaAndalucíaMarbella dijo...

Estimado Anónimo
Por sus palabras deduzco, que es usted sin lugar a dudas, el que realmente promulga la tolerancia, la libertad de expresión y opinión. Me ha hecho ver la luz...Gracias.

Estimado José Luis:
Sabemos que sus oponiones no son políticamente correctas, pero para desgracia de unos pocos, dá usted en el clavo. Si todos los problemas se atacaran de raiz, seguro se evitarían consecuencias a posteriori.

Saludos cordiales.

Josemarbella dijo...

Sr. Anónimo,
Por la boca VIVE el pez es el álbum de Fito y Fitipaldis.

Bueno, se habrá quedado más ancho que pancho. Misógino, antidemócrata y contrario a la libertad de prensa. Tres acusaciones sobre mi persona. Bueno, pues voy a desmontarle sus calificativos.
1.- Adoro a las mujeres, una me trajo al mundo, y otra me dio lo más grande que he hecho nunca en la vida, una hija. Vaya encima niña tenía que ser. Cachisss… Así que lo de misógino, se le cae…

2.- Si fuese un antidemócrata, simplemente le habría borrado su texto de mi digno BLOG, y no estaría aquí dialogando con usted.

3.- De ser contrario a la libertad de prensa, haría como hace por ejemplo D. José Blanco “Pepiño para los amigos”, en su blog. Sin embargo, vd. tal como escribió su comentario se publicó en mi blog, ipso facto. No pasó censura previa del webmaster del blog, en este caso yo, como permite el sistema de Blogspot, y el cual utiliza nuestro amigo Pepiño en el suyo. Por cierto, he dejado cinco comentarios en el suyo y solo se me ha publicado uno. Usted no tendrá ese problema en el mío. Pero bueno, eso me pasa por perder el tiempo jugando con mentes totalitarias a ser demócratas.

En mi artículo hablo sobre la felicidad, concepto que nada tiene que ver con la política, pues aunque algunos intenten convencernos de lo contrario, ningún político nos la traerá en brazos hasta nosotros ni mucho menos. Usted mezcla los temas, es la única forma de pasar a la canción de siempre, “FACHA, CACA, CULO, PEDO, PIS…” No, sr. Anónimo, no me da vergüenza escribir lo que escribo, y ya estoy teniendo respuestas de mujeres inteligentes que les avergüenza, pero reconocen la deriva en la que se encuentra el género femenino. No todas son así, es obvio, pero en el artículo generalizo.

No tengo ningún trauma por vivir en democracia, precisamente yo siempre he vivido en democracia en esta grandiosa nación, España es un país avanzado pero no precisamente gracias a los progres, fueron ellos los que nos hicieron estancarnos en el tiempo, llevándose nuestro dinero mientras Europa avanzaba. Hay algo que no podéis admitir pero que es muy cierto, y es que la mayor política socialista o social practicada en este país, la sufrió España desgraciadamente con la dictadura Franquista. Los socialistas poquitas cosas hicieron por sus ciudadanos, sólo hacerlos cada vez más pobres, después llegó el saborio de Aznar y levantó el país, ahora vuelven a estar los socialistas y así nos va… Pero éste que nos trata no es un tema político, por eso no voy a profundizar.

Le aseguro que gracias a sus “supuestos” avances “progres” los ciudadanos no son más felices ni viven mejor, las mujeres tampoco, a las pruebas me remito, más divorcios, más violencia de género. ¿Le ha escocido lo de la culpabilidad en ciertos partidos políticos y medios de comunicación? Fíjese que yo no me he referido a ninguno en concreto, pero vd. se ha dado por aludido.

Deduzco por su última frase que fue conducido vd. al artículo desde el foromarbella, lugar donde me llama a disculparme. No sé por qué no ha hecho su comentario en el foro, quizá porque incluso escondido en un nick, ya sepamos de qué pie cojea. Por otro lado, si soy un extremista por no seguir los dictados progres al unísono, siiii, soy un extremista, un extremista de la libertad y de la opinión individual.

Sr. Españaandaluciamarbella,
Ya sabe usted que estamos hartos de oír a éstos que vienen repartiendo los carnets de demócratas y sin embargo, no aceptan que alguien pueda pensar algo distinto a lo que piensan ellos…

Anónimo 2,
Ni te contesto…

Isis dijo...

Por tu comentario valoras a las mujeres solo por su capacidad de procreación y maternidad, pero las mujeres como seres humanos no podemos ser definidas simplemente por nuestra capacidad de procrear, y por tus recuerdos sueñas con la mujer “inalcanzable” por suponer que es una mujer de bien, pero te has preguntado sobre los verdaderos sentimientos y pensamientos de esas mujeres inalcanzables… ¿Te han dado la felicidad?

Josemarbella dijo...

Estimada Isis, no me esperaba esta respuesta por tu parte. ¿Dónde digo yo que las mujeres solo sirven por su capacidad de procrear y maternidad? Que de hecho son la misma cosa.¿Dónde las relevo yo de su condición de seres humanos? Yo no sueño con aquella mujer inalcanzable, solo la recordaba, por cierto, aún existen hoy aunque en minoria, no en mayoría como la época a la que yo me refería. A tu última pregunta Isis, yo no hablaba en este artículo sobre MI felicidad, sino sobre la felicidad. Pero ya que me lo preguntas, si, ella me dió la felicidad.

Por cierto, antes de escribir mi artículo he hablado con mujeres de aquella "generación" y con las de ahora, te aseguro que las de ahora no son más felices que las de antes.
Un saludo...

Isis dijo...

Estimado José: dijiste que adoras a las mujeres porque “una me trajo al mundo, y otra me dio lo más grande que he hecho nunca en la vida, una hija.”

Sobre la felicidad decirte que recientemente he recibido un power point donde un prestigioso psicólogo da con la clave. Si quieres verlo solo necesitas dar tu e-mail.

Saludos.

laureada dijo...

Isis, ¿y por decir que adora a las mujeres porque una le trajo al mundo, otra le dio la hija que tiene, ya consideras que para Josemarbella la mujer solamente representa procreación y maternidad? Me parece que es coger lo que se quiere y entenderlo como uno mismo le apetece.

De hecho me parece en forma resumida un guiño cariñoso a la feminidad, a no siendo por supuesto lo "único", si lo que os hace ´"únicas".

Sobre el texto, me parece mentira que en la sociedad denominada de la libertad, siempre rechinen estos artículos. Normalmente suelen saltar como "haba tostada" aquellos que son más intolerantes y que lo demuestran ante determinados temas, imponiendo la dictadura de lo politicamente correcto. Nunca fue más difícil hablar de feminidad-masculinidad, debido a que algunos mediante la corrupción de la libertad, no admiten controversia alguna... O es como ellos piensan o ya no es. Comentarios como el de anónimo son vomitivos. No expone contra alguna, no ilustra el porque, sino que se dedica a calificar al mensajero pues no le debe gustar. Tópicos típicos, antidemócrata, misógino y contrario a la libertad... ¿y tú que eres? Quítate la máscara.

Al contrario de la cerrazón del bocazas, el artículo es en definitiva una defensa de la feminidad, que no de las mujeres, que no de los hombres. Evidentemente para ver más allá, entender que se quiere decir, hay que dejar la víscera en casa. Estos autoproclamados portavoces de los derechos de las mujeres, que dan patentes de misógino por hay, a lo más que llegan es a convertirlas en la banal carnalidad de mentes enfermas. Estos defensores no llegan a calibrar más allá de referentes de sexualidad, feminismo y guerra de los sexos.

Por supuesto que es más fácil el enmascarar el poder de las mujeres, de sus revindicaciones lógicas, su realidad, bajo soflamas de la siempre siniestra igualdad. Igualdad, ese término aglutinador y vacio, biensonante, que también se vendió como "Oro en paño" por el progresismo hace unas décadas para el general y que se vertebraba en los mismos defensores y con la misma dialéctica incendiaria que no admitía tampoco discusión alguna. Los resultados fueron funestos entonces, y no lo serán menos ahora.

Tan innecesaria, innatural y ridícula era la "igualdad" malentendida e insana de entonces como ahora. Dentro de unas décadas cuando el agua vuelva a su cauce tras los destrozos que se causen, las ratas que dicen que así modernizan y hacen avanzar países escurrirán el bulto nuevamente haciendo el "Don Tancredo"..... Téngase cuidado con estos "profetas" intolerantes que ya se "colaron" una vez y van sin rubor a por otra, al final alguien lo pagará, en el caso que nos ocupa, las mujeres.

Si les corroe para llamarte esas cosas, josemarbella, buen trabajo...

Ladran Sancho, pues cabalgamos...

Un Saludo.

Josemarbella dijo...

Estimada Isis,
Yo dije;
1.- Adoro a las mujeres, una me trajo al mundo, y otra me dio lo más grande que he hecho nunca en la vida, una hija.

Hay que tener cuidado con la interpretación de las palabras. Como ves, en ningún momento empleo el “porque…” al que tú aludes, luego no me baso únicamente en estas dos cosas para adorar a las mujeres, hay muchas más, pero me baso de entrada en como bien dice Laureada en lo único que solo pueden producir ellas. No olvides que me estaba defendiendo de una acusación tan grave como la de odiar a las mujeres, si uno ya de entrada admira y adora esa capacidad a la que yo me refiero, cómo poder ser misógino.

Laureada lo ha captado de rabo a cabo, por lo tanto suscribo sus palabras y no voy a repetir argumentos mantenidos por él ya.

Pero Isis, ¿Tienes algo que opinar referente a lo dicho por mí en el artículo? Ya sabemos que no soy Misógino, antidemócrata o contrario a la libertad de prensa. Por lo tanto, dejémonos de hablar del continente del artículo “yo” y hablemos sobre el contenido. ¿Alguna discrepancia ante el mismo Isis? A mí en particular me gustan los debates clarificadores antes que los calificadores.

A Anónimo no le pediría tal cosa, sé que su capacidad no da para más, pero contigo sé que podemos dialogar, debatir e incluso quién sabe si consensuar muchas cosas más.

Un saludo…

Josemarbella dijo...

Laureada,
Tienes toda la razón. Cabalgamos...

Josemarbella dijo...

Isis,
Perdona, me olvidé de darte mi email para ver el descubrimiento de la clave de la felicidad. ¿Cómo no voy a querer verlo? Mi e-mail está en el propio blog. Te lo dejo aquí de todas formas, joseluis6972@gmail.com

Un saludo...

Salvador dijo...

estimado amigo. no puedo estar más de acuerdo con usted. le felicito y adelante

Josemarbella dijo...

Muchas gracias Salvador...