viernes, 13 de enero de 2012

SENTENCIA MARTA DEL CASTILLO

Hoy he conocido la sentencia sobre el caso de Marta del Castillo y me ha helado la sangre. Su padre pretendía no manifestarse hasta leer detenidamente el fallo, pero no ha podido más que salir a la calle a hablar y deshogarse con los medios de comunicación. Su esposa, lloraba en casa la injusticia acometida con su hija y el fallo dictaminado por los jueces.

Yo tras ver todo esto, me ponía en lugar de esta familia y de este padre. Viendo hoy en la televisión las imágenes de Miguel Carcaño y Samuel Benítez “el imitador de Cristiano Ronaldo” teniendo su careo frente al tribunal, donde éste último pedía respeto para los miembros del tribunal me hervía la sangre. Este impresentable se olvidaba de pedir respeto y él mismo respetar a las grandes víctimas de todo este episodio, la familia. Lo intento, pero no puedo imaginar lo que esta familia habrá pasado. Todo el dolor que deberán haber tragado.

Desgraciadamente, he visto en algunas ocasiones como unos padres pierden a un hijo debido a una enfermedad y quedan rotos de por vida. Madres y padres que visitan a diario la tumba de sus hijos que alguna enfermedad incurable o un accidente de tráfico, les ha arrebatado la vida de su hijo. Por lo que no puedo ni imaginar lo que debe ser para estos padres el ver la cama vacía de su hija noche tras noche, y no saber dónde se encuentra, no tener un lugar donde ir a llorarle, no tener donde llevar un ramo de flores a su ser querido y saber que está ahí descansando. Solo tener la certeza de que no volverán a ver a su hija, besarla o abrazarla. Mientras esto ocurre, estos personajillos salen de rositas. Es más, ya se habla de que Samuel Benítez podrá pedir una indemnización por haber estado en la cárcel durante diez meses. Indignante. Es más, me pregunto si quizás Miguel Carcaño no se hubiese declarado autor material del nefasto asesinato, no habría salido igualmente como el resto y tal como manifestaba hoy el abuelo de la chiquilla, resultaría que ésta se habría volatilizado sola.

Las víctimas no dejan de sorprenderme. Se mantienen firmes en el estado de derecho en el que vivimos como corresponde, frente a los verdugos de sus familiares. Poniendo todas sus esperanzas en que sea la justicia la que dictamine la pena a su verdugo y les libere dentro de lo posible de su dolor, ajusticiando a éstos que le arrebataron aquello que más querían. Pero la justicia una vez más, ha demostrado no estar a la altura que de ella se espera, y mucho menos, de las propias víctimas.

Me uno a vuestro dolor.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto hace que pienses sin querer, que en un estado de derecho como este, en el que los asesinos se pasean por la cárcel como Pedro por su casa, que les cae una miseria de años por arrebatar la vida a una persona, que si lo saben hacer bien ni siquiera pagan por lo que han hecho, que si se portan "bien" en prisión les rebajan la condena y hala a la calle a cometer nuevas fechorías... todo esto hace que pienses cómo no hay más gente que no se toma la justicia por su mano. Aún recuerdo la mujer que quemó al violador de su hija cuando salió de la cárcel y la volvió a amenazar. Yo lo siento, pero me parece hasta normal, cuando sabes que no hay nadie que vaya a velar por tu seguridad, mas que tú mismo. En fin, no me queda más que admirar la entereza de esos padres y de toda esa gente que sigue creyendo en la justicia, y tener la esperanza de que algún día las cosas cambien y que no nos toque a nosotros tener que lidiar con semejante situación.
N :)

Josemarbella dijo...

Es por ello que digo que me sorprenden, obviamente para bien. Suscribo lo que dices...

caballoloco dijo...

el problema ahora es quien es el culpable de esta sentencia , la policia que no ha sabido llevar el caso adecuadamente y no ha aportado o no ha conseguido aportar las pruebas necesarias, según he oido hoy en la tv , la policía de Sevilla no quiso aceptar ayuda de especialistas de Madrid, o el problema es del juez, que dicta una sentencia acorde a las pruebas que tiene, basándose en lo que dice las leyes con respecto a las pruebas que tiene y no en sus impulsos como haríamos cualquier persona normal que los meteríamos a todos en la cárcel mientras vivan,apoyo a los padres, aunque creo que ya desgraciadamente poco va a cambiar la sentencia de un tribunal a otro

laureada dijo...

Hola JL... En primer lugar me alegro de que "reviva" liberal en marbella...

Sobre el tema, lo que dices en todo caso es cierto. Una máxima de las víctimas es la creencia ciega en la justicia-caso claro las propias del terrorismo-, para finalmente acabar tristemente como "ajusticiadas".

Si bien la sentencia es incluso de "máximos", pues realmente el juez ha tratado de que así fuera con los mimbres que tenía, siempre sabe a injusta e insatisfactoria. Habrían de cambiar muchas cosas en este país para que realmente se hiciera justicia.

Como tú dices, de momento, solo nos queda solidarizarnos con las víctimas en su dolor.

Un Saludo.

laureada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Josemarbella dijo...

Caballoloco,
Es por ello que me refiero en todo momento a la justicia. Hay que cambiarla y renovarla, porque la justicia que tenemos hoy día solo aporta injusticia en la mayoría de sus aspectos.

Laureada,
Como te pasa a tí, yo también recordaba a las víctimas del terrorismo, ya que desgraciadamente son las mayoritarias y las que han dado muestra todas ellas de su confianza en la justicia al menos en principio, aunque no siempre las sentencias las han acompañado. Gracias por tu comentario y así es, de momento solo nos queda expresarles nuestro apoyo y calor para que no se sientan solas, porque no lo están. Cuídate…